Maldita web

Publicado por Xavier Paz en Viernes 24 de octubre de 2008

Cada día veo muchas webs. Con mucha frecuencia me encuentro con diseños aberrantes, cosas que nunca deberían haber salido del cajón de las malas ideas, y también prácticas funestas. Muchos de esos trabajos de diseño web han sido realizados por diseñadores supuestamente “profesionales” que, evidentemente, no conocen lo bastante la disciplina en la que trabajan. Y lo peor, los clientes de esos trabajos no tienen los elementos para detectar esas malas prácticas y malas ideas, y suelen quedar satisfechos con un trabajo que es una auténtica chapuza.

Algunas de esas prácticas, que cuando te las venden parecen muy “cool”, están entre las más odiadas por los usuarios de la web.

En esta serie iremos describiendo una serie de malas prácticas en diseño web, por desgracia, muy frecuentes, que tienen el potencial de hacer mucho daño a la empresa que las usa. Explicando el por qué son malas, y también por qué son tan populares.

Caso 1: poner música automáticamente

El usuario sigue un enlace a una nueva web, que ha encontrado en Google, en un email, o en cualquier otra parte. Nada más entrar, se conectan los altavoces con un tema de Bon Jovi, U2 o los Teleñecos.

Esta es una de las prácticas más odiadas actualmente. Veamos por qué.

1) Un ordenador de hoy en día suele funcionar en uno de dos modos: modo de trabajo, o modo de ocio. En cualquiera de los dos modos, el usuario tiene un control completo sobre su entorno: decide si quiere trabajar en silencio, oir música, leer las noticias o ver una película. Puede estar concentrado en una actividad compleja.

Poner una música automáticamente es una completa intrusión en el entorno de trabajo del usuario. Él no ha pedido oir esa música, cuando tiene todos los recursos para oir música si quiere. Le puede romper la concentración. Es muy presuntuoso asumir que al usuario le va a gustar que le pongan música sin avisar ni pedir permiso.

2) Desde que lo inventó la gente de Opera, los navegadores modernos están incorporando la navegación por pestañas, con la cual el usuario puede visitar varias webs al mismo tiempo. Es frecuente que abra varias pestañas al mismo tiempo, de una lista (por ejemplo, resultados de búsqueda en Google). El problema es obvio: muchas páginas, una música (en el mejor de los casos; pueden ser más), y el usuario tiene que correr a ver cuál es la maldita web que ha enchufado la musiquita.

3) Su web es una parte fundamental de su imagen, y la música que elige dice mucho de usted. ¿Realmente quiere que se asocie su empresa, su marca, con esa música? ¿Realmente cree que la mayoría de sus clientes apreciarán su elección, cada vez que entren en la web? ¿Realmente está dispuesto a arriesgar una parte de sus ventas, porque a los clientes no les guste la música?

4) ¡No poder parar rápidamente! Aún puede ser más grave: al diseñador se le puede haber escapado la posibilidad de que el usuario no quiera oir la música, y no haya puesto ningún control para apagarla. O que el control esté en un rincón, y el usuario no lo encuentre.

Suponga que su potencial cliente está oyendo su disco preferido, y tiene que cerrar todo el sonido porque no puede parar la música de su web. ¿cree que va a estar contento y predispuesto a comprar?

¿Siempre es malo poner música?

Podría haber excepciones: la web de un grupo musical, la de un sello discográfico, una emisora de radio, podrían tener una excusa para poner música automática. Pero, incluso en estos casos, las que tienen un buen diseño no lo hacen – por algo será.

Entonces, ¿por qué se hace tanto?

Si poner música automática es tan malo, entonces, ¿por qué se hace en tantos sitios? Simple: porque es algo que gusta a un gran número de diseñadores, les hace parecer “cool” usando un truco muy sencillo. Para hacer un diseño que parezca moderno, es más fácil poner música, animaciones y efectos que trabajar en el diseño gráfico.

En otras palabras: falta de profesionalidad del diseñador, que se aprovecha del desconocimiento de su cliente. Algo que veremos con mucha frecuencia en esta serie.


Hay 9 respuestas

  1. Mónica Dice:

    Totalmente de acuerdo… me pone de los nervios entrar a esas webs que tienen música y encima no permiten desactivarla. Y lo mismo me ocurre con esas otras a las que nada más entrar, lo único que se ve es un abarrotamiento de información, sin espacios para que la página respire un poco. Hay maneras de lograr maquetar mucho texto sin agobio visual.

    Enhorabuena por este blog!! Me parece muy bueno.

  2. WebHostingPeru Dice:

    Déjame felicitarte, que bueno que está tu blog los temas tienen la información exacta que me interesa, sigue posteando más sobre estos temas de color y diseño.

  3. Brenda Risueño Dice:

    Excelente punto y enfoque de lo que NO se debe hacer en una pagina web, además de extra que le dá los comentarios.
    Pero por supuesto que estaremos seguido aquí, muy buen blog

  4. Luis Ballinas Dice:

    con una nota nada mas en flash si se puede copiar el texto lo que sucede es que el “diseñador” no sabe o no quiso dar esa opcion por que lo digo por que yo trabajo en flash un saludo

  5. jenny Dice:

    debo nada menos que felicitar a este grupo de profesionales porque nos entregan de manera grata y limpida sus conocimientos en este tema, que muchos otros lo guardarian con llave. A mi me sirve y me servira seguramente porque estoy indagando los pasos para tener una tienda en linea.

  6. David G Dice:

    Profesionales? jenny?

    Es solo Xavier Paz, y lo que hacen es criticar lo que no le gusta y le da coraje porque lo asustó el sonido cuando entró a una página.

    Acaso no pueden bajar el volumen de sus bocinas solamente?
    para qué tiene los altavoces encendidos si no quiere ninguna página Web con musica ” Excepto de contenido explicito”..Ba ba ba..

  7. Xavier Paz Dice:

    David,

    A veces es recomendable ponerse en la piel de los demás, saber cómo van a usar nuestro trabajo.

    Por ejemplo, ponte en esta situación: alguien está buscando sobre un tema en Google. Hace una búsqueda, ve 10 resultados, los mira y abre 7, en 7 pestañas en IE8 o Firefox.

    Este usuario está escuchando un disco, música que ha escogido porque le gusta.
    Se abren las 7 pestañas, y resulta que, en 3 de ellas, al diseñador le pareció una “buena idea” poner música. Tiene una cacofonía rompiéndole la música (la que él había escogido).

    Así que va corriendo a revisar las webs que ha abierto, cerrando la música (cuando la encuentra, y si el diseñador ha puesto controles de volumen). Y encima hay una que pone música pero sin controles – no tiene manera de saber cuál es la web que le impide escuchar su música.

    Este usuario puede llegar a estar muy enfadado con la web (y la empresa que hay detrás) que le acaba de proporcionar esta “fantástica experiencia”. Seguro que no es lo que tu cliente pretendía conseguir con su web.

    Lo que comentas de “Acaso no pueden bajar el volumen de sus bocinas solamente?” es una actitud profundamente desconsiderada con los usuarios: si hay algo potencialmente molesto, no es trabajo de los usuarios quitarlo, sino el nuestro no ponerlo. Por supuesto que pueden bajar el volumen: pero les estás forzando a quitar la música, su música, en su ordenador y en su casa. No es muy amable que digamos.

  8. Germán Rodrigo Dice:

    Totalmente de acuerdo. Llegué a pensar que sólo era cosa mía de todas las veces que lo veo.. y padezco.
    No obstante, aunque la música en las webs sea como las salsas en los solomillos (utilizadas cuando se es consciente de que no es buena la carne) pienso también que en algunos casos puede utilizarse un reproductor pero siempre y cuando no reproduzca de forma automática. ¿Es esto posible? ¿Funcionaria siempre? ¿O podría resultar que dependiendo de donde se visualice la web saltase la música automaticamente? Gracias David.

  9. Alex Dice:

    Jajaja depende mucho del estilo de la web pero es cierto, a la mayoria de los users les molesta el sonido de fondo a menos que sea una radio online o algo asi… donde resulta obvio y muy util.


¿Qué opina de este artículo?

© 2017 LogoRapid • Matadracs S.L. • Barcelona, España • CIF B-63055651 • Todos los derechos reservados.

Grupo Matadracs Diseño de logotipos Comercio electrónico Marketing Online Consultoría de comercio electrónico

Otras webs de nuestro grupo: Plataforma PYMEs | Via Solidaria | Vender Online | Vender por Internet